Cuando una persona está muy estresada, tras haber hecho frente al día a día, los expertos recomiendan diferentes tipos de acciones que pueden resultar terapéuticas: tomar un baño de agua caliente, escuchar música clásica, salir a dar un paseo… pero hay algo que hacemos a diario y que es bastante relajante sin que nos demos cuenta: cocinar.

No existe nada mejor que la cocina para relajarse

En efecto, algunos expertos aseguran que cocinar es una de las cosas más relajantes que puede hacer una persona cuando se sienta muy estresada.

Para comenzar, el cocinar ayuda a olvidarse del mundo que nos rodea mientras nos estamos concentrado en el plato que se quiere preparar. No existe nada más que lo que hay en el fuego y con lo que hay que lidiar durante unas cuantas horas si es un plato bastante complejo.

La creatividad también ayuda a despejar la mente. ¿Por qué simplemente poner el plato y ya está? ¿Por qué no montarlo de una forma creativa que deje boquiabiertos a todos y se queden sin palabras al ver que tan maravillosa obra de arte hemos creado? No hay que irse a un restaurante elegante para ver una bonita presentación.

Cocinar ayuda a relajarse y reducir el estrés

Los olores también juegan un papel muy importante a la hora de relajar a la mente mientras se está cocinando. Un plato que huele bien no solo abre el apetito, sino que además nos hace estar de buen humor al saber que se va a comer un plato sabroso.

En cuanto se sienta estrés nada mejor que encender el fuego y ponerse a cocinar. Cuánto más tiempo de preparación tenga el plato, más relajado se sentirá una persona, porque no habrá nada más en su mente que ocuparse del plato. Y si aún queda tiempo libre, ¿por qué no hacer un postre? Solo hay que tener los utensilios de cocina adecuados y listo.

Dejar respuesta