No son pocas las personas que con la llegada de la Navidad cuentan con que su empresa les regalen una cesta para ahorrarse un poco en las compras de comida durante las fiestas. No obstante, no son pocos los casos en los que las empresas se han negado a entregar una cesta a sus empleados por la mala situación de la misma. Pero parece que esto ahora estará totalmente prohibido.

Hay que dar una cesta, aunque la empresa vaya mal

Según ha dictado el Tribunal Supremo, aquellas empresas que ya hayan, o que en su día entregase, una cesta de Navidad, tendrán que seguir haciéndolo aunque la situación económica de la misma sea mala.

Esta sentencia considera que la cesta de Navidad es un derecho adquirirlo cuando esto ya se ha repetido en el tiempo y que no es algo que se pueda quitar de un año para otro. Además, es una concesión de carácter colectivo, por lo que solo puede ser suprimida cuando se pacta con los trabajadores o sus representantes, tal y como dicta el Estatuto de los trabajadores.

La cesta de Navidad es un derecho que no puede quitarse

Pero, ¿qué ocurre cuando se fusiona una empresa que lo hacía con otra que no lo hacía? No podrá dejar de hacerlo, puesto que iría contra este dictado y no hay justificación alguna de esta supresión.

“Es patente la voluntad inequívoca de la empresa de conceder este beneficio hasta el pronto de que todos los años el Departamento de Recursos Humanos elaboraba la lista de beneficiarios y la remitía al Departamento Comercial, que aduqiría el producto y lo enviaba al almacén”. Además, “dicho beneficio se hacía constar en la oferta de empleo”, según recoge la sentencia en lo referente a la cesta de Navidad. Así pues, las empresas se verán obligadas a entregar cestas de Navidad si lo habían hecho en años anteriores, por muy mala que sea su situación económica.

Dejar respuesta