Si, es cierto que con el estallido de la burbuja inmobiliaria muchos pisos han visto como sus precios se han reducido ni más ni menos que en un 80%. No obstante, todavía son muchos los que no pueden hacer frente a una hipoteca, especialmente porque el banco no se la concede. Pero, ¿qué sucede con los que si que pueden?

Hay que mirar muy bien las condiciones antes de firmar

Según un estudio que ha realizado el comparador de hipotecas HelpMyCash.com, es posible conseguir hipotecas con un diferencial por debajo del 1%. De hecho, para el 2017 se espera que la venta de viviendas ascienda hasta el medio millón.

No obstante, hay algo que los consumidores ignoran, y son las duras condiciones de contratación, puesto que se les obliga a contratar productos vinculados. Por norma general, al firmar una hipoteca, para tener garantías del cobro, el banco exige que se realice un seguro de vida por valor de la hipoteca, pero un seguro de la vivienda. Lo que muchos no saben es que el banco no puede exigir tener un “seguro de todo”. El segundo de la vivienda debe cubrir simplemente los incendios para ser válido, no hace falta que cubra inundaciones ni otras cosas durante el primer año.

Los productos vinculantes, la gran estrategia de los bancos a la hora de conceder las hipotecas

Pero estos no son los únicos productos vinculantes que intentan vender los bancos a los nuevos compradores. No son pocos aquellos que obligan a los nuevos compradores a contratar un plan de pensiones o que deban contratar una tarjeta de crédito con la entidad para que se haga efectiva la operación. Unas condiciones un tanto abusivas para muchos consumidores. Ni que hablar cuando exigen que se traslade la nómina a su banco.

De no cumplirse el contrato de alguno de estos productos vinculantes, el banco no concede la hipoteca, para desgracia de muchos compradores que ven sus sueños destrozados cuando llegan a este punto del proceso.

Dejar respuesta